back

autumn solstice

eduardo abaroa
kurimanzutto
october 29, 2006
image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

image

autumn solstice, mexico city, 2006

Este jueves 23 de noviembre se presenta en El Cubo de la SAPS la más reciente obra del escultor mexicano Eduardo Abaroa. La muestra Stonehenge sanitario incluye la documentación de Solsticio de otoño, un evento ideado por Abaroa y que se llevó a cabo el pasado 29 de octubre. Para este evento, una nueva versión de la estructura prehistórica de Stonehenge (originalmente en Salisbury Inglaterra) fue instalada en la azotea de un edificio de estacionamientos cerca de la avenida Reforma en el D.F. La documentación con fotografías de gran formato incluye un video, la maqueta que sirvió como modelo para la obra, la estructura que se diseñó para mover gradualmente el reflector que aludió al sol y amanecer creado por Abaroa y los dibujos realizados como parte del proceso.


Este proyecto, especialmente diseñado para la Ciudad de México, consistió en sustituir los megalitos de la construcción prehistórica por cabinas de baño portátiles como las usadas en ceremonias sociales, eventos masivos, mítines, plantones políticos, sitios de construcción, etc. El “monumento efímero” resultante en Stonehenge sanitario busca articular una reflexión en torno a la manera en que ha cambiado la idea del tiempo en la era moderna, aunque también podría leerse como un comentario a las tendencias utilitarias del arte público que cíclicamente aparecen y desaparecen en la cultura postindustrial. El Stonehenge original fue construido a lo largo de 1500 años, mientras que su contraparte sanitaria se realizó en un fin de semana.


El Solsticio de otoño medido por Stonehenge sanitario es una fecha imposible que implica forzar la duración del día para que sea el más largo del año. Con esto se anuncia la eventual necesidad de nuevas fechas y ciclos para una época en la cual las estaciones del año empiezan a perder su sentido y la temporalidad terrestre (antiguamente indispensable) se vuelve irrelevante. Y mientras el cuerpo humano se convierte en un reloj flotante, los momentos y las pausas se medirán en sondas, cabinas y terabytes de video con el objetivo de administrar la dispersión de nuestros cuerpos a la luz de un amanecer artificial. Stonehenge sanitario obedece a las reglas de un esquema producido por el monumento original. Abaroa crea y transforma su Stonehenge sanitario en un evento de celebración astronómica en tiempo-espacios arbitrariamente elegidos por él mismo dentro del D.F. y sin que el horario y la calendarización actual del año en México o cualquier otro lugar de la Tierra importen demasiado.


En la semblanza realizada para La Colección Jumex, Gabriel Kuri (Galería kurimanzutto) distingue la obra de Abaroa por su énfasis en la actividad manual, acompañada de un entendimiento particular de las técnicas escultóricas. Su línea de trabajo no obedece necesariamente a lo políticamente correcto dentro de la sociedad, de hecho en su trabajo el humor ante el ser humano y la risa más profunda parecen provenir siempre de situaciones tortuosas o satíricas, como el humor negro representado en juegos y juguetes con ideologías desafortunadas y sinsentido. Hagan una Rueda (1992), Pasado Promisorio (1999) u Osmosis Agromusical (2001) son juegos con reglas específicas que culminan en una irracionalidad aparente. En Irremediable Cefalea Piramidal (1996), una pirámide invertida hecha con más de 5,000 aspirinas cuelga del techo haciendo referencia a un dolor inaccesible y difícil de erradicar.


Cabe mencionar que con Stonehenge sanitario Abaroa parece retomar el camino discursivo iniciado con una de sus anteriores piezas, Obelisco roto para mercados ambulantes, exhibida en 1993. Ambas propuestas implican una alteración breve y pseudomonumental del espacio específico, así como el cuestionamiento de las coordenadas dentro de las cuales el arte público es posible. Mediante la transformación visual del monumento, debido al uso de objetos cotidianos y el paisaje urbano de la Ciudad de México, Stonehenge sanitario abre un cuestionamiento frente a la imposición y las posibilidades que tanto el utilitarismo como el arte público en general nos brindan cotidianamente.


Conviene no dejar de lado las diversas historias y leyendas que han adornado el origen y significado de este conocido monumento, Stonehenge sanitario amalgama el mito y la realidad a favor de un experimento en el cual se altera la lógica de organización constructiva. En la actualidad se han postulado diferentes teorías para explicar a Stonehenge. A veces el sitio es descrito como un calendario gigantesco, o como una inmensa computadora arcaica. Para otros teóricos es una estructura de uso ritual que implicaba sacrificios humanos o un escenario de adoración dedicado a alguna deidad femenina desconocida. Y atendiendo a lo que cuentan las leyendas al atribuirle su creación ya sea al mago Merlín en la historia del rey Arturo, a los druidas (antiguos sacerdotes celtas), a los romanos e inclusive a civilizaciones de gigantes anteriores a los humanos, Abaroa nos propone tomar en cuenta los conceptos e ideologías relacionadas a lo largo del tiempo con respecto al Stonehenge e introducirnos a una propuesta en ambivalente correspondencia con el mito y las leyendas que han dado vigencia histórica y turística a este monumento, uno de los centros turísticos más reconocido y visitados a nivel internacional.


Eduardo Abaroa (México D.F., 1968) es productor y reseñista de arte contemporáneo. Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas ENAP, México DF (1988-92). Cursó su Maestría en Bellas Artes, en el California Institute of The Arts, CA, EUA (1999-01).


Exposiciones individuales (selección): La Cuesta de Enero, en la Galería kurimanzutto (2005); The Body cavity inspection network (and other abstract aberrations), Roberts & Titon Gallery, Los Angeles, EUA (2004); Allopathic extreme, Jack Tilton Galery, Nueva York, EUA, (2003); Calimocho Styles, en colaboración con Rubén Ortíz Torres, Galería OMR, México DF, (2002); Recent ModelS & Freaks, Jack Tilton Gallery, Nueva York, EUA, (1999); Engendros del ocio y la hipocresía, Museo Carrillo Gil, DF, (1999); Paseos del éter (línea muerta) control remoto, Galería OMR, México DF, (1997); Reproducción parcial, Arena México, Guadalajara Jalisco, México, (1995); Don’t give me no ideas, Iturralde Gallery, Los Angeles CA, EUA, (1995); Walt Mart: Escultura e Instalación, Corpus Callosum, Guadalajara Jalisco, México, (1995).