back

caída libre

miguel calderón
26 de enero – 16 de febrero, 2017
image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

image

caída libre, ciudad de méxico, 2017

kurimanzutto se complace en presentar Caída libre, la más reciente exposición individual de Miguel Calderón. En la cetrería, cuando los halcones salen a cazar crean un puente entre el cetrero y las alturas: se pierden de vista detrás de las nubes pero vuelven al guante, fieles a la relación simbiótica que han entablado. Para Miguel Calderón estas aves simbolizan la conexión del ser humano con la naturaleza y representan una oportunidad para entender aquello que nos separa de los animales.



El video proyectado en Caída libre explora este vínculo a través de un cetrero conocido como Camaleón. La cámara sigue sus pasos durante veinticuatro horas, desde su turno como cadenero en un antro de la ciudad, hasta que emerge en la madrugada para llevar a su halcón de cacería. El protagonista confiesa su cercanía con el ave, de la cual depende como ansiolítico para afrontar la realidad. A la vez, el filme ahonda sutilmente en el paralelismo entre cazar por instinto animal y las implicaciones que tiene matar a un individuo.  



El interés de Calderón reside no sólo en las aves de rapiña sino en los objetos utilizados por los cetreros: artefactos personalizados que reflejan a su autor, así como la historia de cada halcón. A  pesar de su uso diario, a estas perchas las rodea un halo ritual; el artista encuentra en ellas una afinidad con las esculturas contemporáneas, las recolecta y reconstruye para exhibirlas en un contexto ajeno a su concepción original.



La exposición también presenta fotografías tomadas por Calderón durante sus viajes y filmaciones. Las imágenes permiten entrever el universo de los cetreros desde las huellas de sus halcones, y examinar los lazos que pueden existir con los animales más allá de las palabras.
 

Artistas relacionados