back

il cotidiano alterato

50 bienal de venecia
15 de junio - 2 de noviembre, 2003
image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, damián ortega, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, fernando ortega, daniel guzmán, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, daniel guzmán, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, jimmie durham, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, abraham cruzvillegas, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, abraham cruzvillegas, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, damián ortega, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, fernando ortega, daniel guzmán, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, daniel guzmán, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, jimmie durham, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, abraham cruzvillegas, venecia, 2003

image

il cotidiano alterato, 50 bienal de venecia, abraham cruzvillegas, venecia, 2003

Su director artístico, Francesco Bonami, describe la 50 a exposición internacional de arte de la Bienal de Venecia como «una polifonía de voces e ideas que integran un solo cuerpo en el que el arte contemporáneo nos muestra ánimos independientes y diversos.» Bajo el tema «Sueños y conflictos - La dictadura del espectador», Bonami presentó una variedad de proyectos: Delays and Revolutions (retrasos y revoluciones), en colaboración con Daniel Birnbaum; Clandestine y Pittura/Painting, con cede en el Museo Correr, una completa retrospectiva de la pintura en la Bienal de Venecia de 1964 a nuestros días. Otras exposiciones dentro del marco principal incluyen: The Zone (artistas jóvenes italianos), curaduría de Massimiliano Gioni; Fault Lines (Arte africano contemporáneo y paisajes cambiantes), curaduría de Gilane Tawadros y producción de Forum for African Arts; Z.O.U. Zone of Urgency (Zona de urgencia) curaduría de Hou Hanru; Individual Systems de Igor Zabel; La estructura de la supervivencia de Carlos Basualdo; Contemporary Arab Representations (Representaciones árabes contemporáneas), curaduría de Catherine David; The Everyday Altered (El cotidiano alterado), curaduría de Gabriel Orozco y Utopia Station de Molly Nesbit, Hans Ulrich Obrist y Rirkrit Tiravanija. Conjuntamente con las presentaciones oficiales de países e instituciones, además de numerosas exposiciones y proyectos especiales, los proyectos mencionados pueden percibirse como «islas» de un complejo «archipiélago» que el espectador puede descubrir como un enorme mapamundi.

 

El cotidiano alterado hace referencia a la colaboración continua entre el curador y los artistas participantes.  Gabriel Orozco limita su práctica curatorial al establecimiento de reglas para un juego en un terreno de exposición específico. En este caso las reglas son: sin muros, sin pedestales, sin vitrinas, sin video y sin fotografías. Los seis jugadores invitados son: Abraham Cruzvillegas, Jimmie Durham, Daniel Guzmán, Jean Luc Moulène, Damian Ortega y Fernando Ortega.

«Al evitar los medios mencionados», aclara Orozco «los artistas han aceptado participar utilizando sus propios objetos alterados de conocimiento. Podría decirse que la práctica de transformar objetos y situaciones comunes es una manera de transformar el paso del tiempo y nuestra asimilación de la economía y la política de los instrumentos cotidianos. Esta práctica emerge como una herramienta política para artistas contemporáneos en todo el mundo en los albores del siglo XXI, permitiendo a los individuos apropiarse de la realidad y transformarla; convertir  dichos objetos alterados en los materiales y herramientas de nuestro despertar revolucionario. La inmediatez de la escala humana, el pensamiento irónico, la fragilidad de la intimidad y la meticulosa violencia de transformar lo conocido, hace que el trabajo de estos artistas sea relevante para entender una potente tendencia en la práctica artística contemporánea.»