back

daniel guzmán - soup, cosmos & tears

museo de la ciudad – querétaro
hasta noviembre 5, 2017
image

daniel guzmán, vista de instalación de soup, cosmos and tears en el museo de la ciudad de querétaro, 2017.

image

image

daniel guzmán, vista de instalación de soup, cosmos and tears en el museo de la ciudad de querétaro, 2017.

image

"No paso nunca ante un fetiche de madera, ante un Buda de oro o ante un ídolo mexicano, sin decirme: tal vez éste sea el dios verdadero"

Charles Baudelaire

 

Una sola certeza: que sea de día o noche, esté frío o caliente, nublado o lluvioso, Todos vamos a morir.

En este viaje importa entonces más el camino que su término ya conocido. Tomando en cuenta estos parámetros universales, cada uno intenta dedicar su tiempo a lo que le seduce. Con mucha sed de conocimiento, Daniel Guzmán mostró temprano un apego fuerte con la cultura supuestamente popular.

A mediados de los ochenta del siglo XX, Guzmán pasaba sus sábados en el tianguis del Chopo para conseguir música y lectura. Empezando por escuchar rock y leer ciencia ficción, extendió poco a poco su territorio para hoy, después de más de cincuenta años de existencia, tener una visión más amplia y precisa de la cultura underground internacional.

Más vivimos, más sabemos lo que no queremos y más nos acercamos al verdadero ser que sospechamos albergar a lo largo de nuestra vida.

En un dispositivo museográfico minimalista Guzmán traduce su esencia de forma depurada. Si Charles Bukowski, William S. Burroughs, Guy Debord, Mike Kelley, Nirvana y Sonic Youth entre varios, fueron y todavía son inspiradores importantes para Guzmán, no hay por qué sorprenderse a contar con una evocación de Tezcatlipoca, uno de los dioses aztecas más cerca del ser humano.

¿SOUP? Nuestra parte terrestre y humana, una mezcla de sabores, palabras y música.
¿COSMOS? Ahí estamos, en ÉL.
¿TEARS? Momentos irrepetibles.

Michel Blancsubé
Guadalajara
22 de marzo de 2016