Galería

Loading...

Fundada en 1999 por Mónica Manzutto y José Kuri, la galería empezó sin tener un espacio fijo de exposición. Fue Gabriel Orozco quien les planteó a ambos un proyecto que apoyara a los artistas de una generación específica en la Ciudad de México. La propuesta de Orozco respondía a una necesidad real de la escena del arte en México, donde había muy pocas galerías dedicadas al arte contemporáneo y las instituciones culturales difícilmente apoyaban el trabajo de las nuevas generaciones. Era evidente que se necesitaba una infraestructura que  permitiera a los artistas emergentes consolidar sus carreras tanto en México como en el extranjero.


Nueve años de experiencia con galerías a nivel internacional permitieron a Orozco aportar una visión particular al proyecto, distinta a la de los espacios y mercados extranjeros. Desde un principio kurimanzutto decidió invertir y promover la carrera de los artistas antes que buscar un espacio propio. La galería contaba con un presupuesto reducido pero lo que podría haber sido una fuerte limitante provocó una forma de operar innovadora, basada en la complicidad y un esfuerzo de colaboración genuino entre artistas y galeristas.


Su condición itinerante les permitió organizar muestras en lugares insospechados y dar rienda suelta a los proyectos de los artistas. La primera exhibición de la galería, titulada “Economía de mercado”, se inauguró el 21 de agosto de 1999 y estuvo abierta al público durante menos de 24 horas. En un local rentado, trece de los catorce artistas que entonces formaban parte de la galería, pusieron a la venta piezas elaboradas con materiales del mismo mercado y a precios equivalentes a los productos aledaños.

 

Esta misma flexibilidad también les dio la posibilidad de viajar y actuar como embajadores al invitar artistas y curadores extranjeros a la Ciudad de México. Este esfuerzo por exhibir desde un inicio la obra de artistas internacionales y presentar proyectos fuera de México, buscaba establecer un intercambio de ideas más allá de las fronteras del país, además de estimular un diálogo crítico y creativo como parte integral de su forma de trabajo.

 

Durante los primeros años la mayoría de los artistas participó en casi todas las exhibiciones de la galería. Los proyectos se resolvían de manera colaborativa: mientras cada uno desarrollaba una práctica individual, todos se alimentaban del trabajo de los demás. Esta forma de relacionarse les dio un sentido de pertenencia y terminó por dar forma a kurimanzutto. Tan sólo en esos primeros cuatro años, la galería llevó a cabo más de doce proyectos distintos en todo tipo de locaciones, que incluyeron el estacionamiento de un supermercado, el aeropuerto internacional de la Ciudad de México, el restaurante Los Manantiales en Xochimilco y el contenedor de un tráiler.

 

El departamento de Mónica y José, que había operado como oficina y almacén durante los primeros años, se vio definitivamente rebasado en 2006. Fue entonces cuando se decidió comprar una bodega en la calle de Juan de la Barrera en la colonia Condesa. Ésta sirvió lo mismo de espacio de exposición que de taller y estudio pero sobretodo, se convirtió en una nueva herramienta a disposición de los artistas.

 

En 2008 kurimanzutto abrió su espacio de exposición actual en la calle de Gobernador Rafael Rebollar No. 94. Construido en 1949, el edificio que alguna vez albergó una antigua maderería y luego una pastelería industrial, fue renovado por el arquitecto Alberto Kalach. La nave principal se convirtió en un área ininterrumpida de exhibición de 20 por 13 metros pero conservó sus armaduras de madera originales y la luz natural que entra desde la cubierta. La remodelación transformó el resto de los volúmenes preexistentes en oficinas, una librería, una pequeña bodega y un área para convivir con bar, sala y comedor.

 

Actualmente kurimanzutto representa a treinta y cuatro artistas, nacionales e internacionales, y si bien ahora cuenta con una locación fija, sigue buscando organizar y apoyar exposiciones en diversos espacios culturales. Más que ser un espacio de contemplación, la galería es un lugar de encuentro abierto a la crítica y a la investigación, que se presta al desarrollo de proyectos arriesgados raramente vistos en galerías comerciales. A quince años de haberse fundado, kurimanzutto trabaja bajo la misma premisa: son los artistas quienes se encuentran al centro de la galería y la innovación creativa de sus proyectos es prioridad por sobre todo lo demás.