Skip to content

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

Vista de instalación de LLANO, Siembra 22 

llano

LLANO presenta un proyecto colectivo con obra reciente de las artistas mexicanas: Lorena Ancona (Quintana Roo, 1981), María Sosa (Michoacán, 1985) y Tania Ximena (Hidalgo, 1985).

Rythms and Shadows (2021) de Lorena Ancona es una instalación que conecta una serie de piezas en madera, cerámica y estuco dentro de en un paisaje donde lo sonoro es acuático y las figuras danzan lejanas como en un vacío. La instalación será parte de una serie de piezas futuras que a manera de fragmentos articulan una narración partiendo de una producción reciente que alude al agua, el sonido, la simbología del jade como representación de lujo y paraíso, un juego entre la herramienta y el trabajo, el temperado sonido de dos piedras que chocan, un espejo de agua o el perfume de una flor.

En el séptimo presagio funesto se narra que en el lago de Texcoco pescaron un extraño pájaro, como grulla, cuya cabeza estaba perforada en su medianía; los pescadores la llevaron al templo de lo negro, donde Moctezuma vio la constelación del Mastelejo y jinetes que cabalgaban venados sin cuernos en actitud de combate. La pieza Séptimo Presagio Funesto, doble colonización (2019) de María Sosa es una escultura de caña de maíz estofada con hoja de oro que lleva proyectado un video en la cabeza donde se relacionan imágenes de archivo colonial y fotografías de noticias del año 2019, donde el paso de los 500 años de la llegada de los colonizadores se teje en la naturaleza de las imágenes, las cuales guardan un hilo continuo de subordinación racial, clasista y machista como una metodología de dominación continua y presente. Podemos asomarnos a la cabeza del ave que miró Moctezuma, donde supo que el apocalipsis de su mundo y civilización se aproximaba para dar paso a nuestro apocalipsis cotidiano.

Por último, Tania Ximena presenta Mi mente y la montaña están en constante estado de erosión (2021), obra que forma parte de su investigación realizada desde 2015 en el punto más alto de México (el Pico de Orizaba) y llegando hasta el mar, pasando por distintos estratos mentales y geográficos; filmando y recorriendo, tomando moldes de geoformas, entrevistando, sufriendo mal de montaña y disfrutando del Río Jamapa que nace del deshielo del glaciar (del mismo nombre) que se despide y desemboca en el sistema arrecifal.