Skip to content

miguel calderón, buenavista, guerrero, abril 2020, kurimanzutto, ciudad de méxico, 2020

miguel calderón, buenavista, guerrero, abril 2020, kurimanzutto, ciudad de méxico, 2020

miguel calderón, buenavista, guerrero, abril 2020, kurimanzutto, ciudad de méxico, 2020

miguel calderón, buenavista, guerrero, abril 2020, kurimanzutto, ciudad de méxico, 2020

miguel calderón, buenavista, guerrero, abril 2020, kurimanzutto, ciudad de méxico, 2020

miguel calderón, buenavista, guerrero, abril 2020, kurimanzutto, ciudad de méxico, 2020

buenavista, guerrero, abril 2020

Durante los primeros dos meses de la pandemia Miguel Calderón buscó refugio en donde vivía su abuelo en la costa de Guerrero. Lleno de incertidumbre el artista salía a caminar a una playa desolada y lo comenzó a seguir una perra negra, flaca y hambrienta. Tratando de reflexionar en torno a lo que sucedía, comenzó a asociar la sombra de la perra mientras caminaba con imágenes de desastres y alucinaciones de la obra de Goya, una referencia visual constante desde sus inicios como artista. El contorno de la perra cambiaba conforme se deslizaba en la arena y en momentos de delirio la confundía con su propia sombra. La serie de fotografías Se llamaba Sombra son retratos fotográficos de esta silueta negra y distorsionada que seguía al artista.

Buscando protección del sol para poder dibujar durante el día Calderón se instalaba debajo de las palmeras colindantes hasta que comenzó a ver que los cocos ocasionalmente caían y explotaban en el suelo violentamente. Incluso, un señor local le advirtió sobre los peligros de morir por la caída de un coco. El dato despertó su curiosidad y descubrió que era estadísticamente más probable morir a causa de un coco que por un ataque de tiburón. Encontró irónico que al resguardarse en la costa despoblada, al tratar de escapar de un peligro se enfrentó con otro; mirar las palmeras y pensar en la idea de morir aplastado por un coco le provocaban a la vez un sentimiento melancólico y una risa nerviosa. La serie de dibujos y acuarelas Amenaza cocotera surgió de esta serie de reflexiones asociadas a la ironía de escapar de una pandemia para encontrarte bajo la amenaza de morir por una causa aparentemente ridícula y de la práctica rutinaria de pintar durante el día para poder lidiar con la incertidumbre.

Para Siembra 12: Buenavista, Guerrero, abril 2020 Miguel Calderón reúne un cuerpo de obra que se vincula con una situación de emergencia. En ella, el artista exorciza miedos y preocupaciones a través de figuras deformes, alucinaciones delirantes y pensamientos catastróficos, pero con cierto sentido del humor plasmados sobre diferentes medios.

 

quote

“Negra, Flaca, Sombra. Sus tres nombres definían las imágenes que se formaban en nuestras caminatas y a la vez, de alguna manera, mi estado mental de esos meses. Su sombra fue el reflejo de mi propia sombra, pero también una especie de espejo del delirio de la razón.” 

–Miguel Calderón

sobre el artista

Calderón estudió Artes Plásticas en el San Francisco Art Institute. Ha sido parte del programa Cisneros Fontanals Art Foundation Grant & Commissions (2013), recibió las becas The MacArthur Fellowship for Film and New Media (2000) y Bancomer/Rockefeller Fellowship (1995).

Entre sus exposiciones más importantes se encuentran El placer después, kurimanzutto, Ciudad de México (2019); Caída Libre, Luhring Augustine, New York; Color Bleed, Rochester Art Center, Rochester, Nueva York, Estados Unidos (2012); Miguel Calderón, solo project, Casa América, Madrid, España (2010); Conversations with a Tropical Vulture, con George Kuchar, Yerba Buena Center for the Arts, San Francisco, California, Estados Unidos (2010); Bestseller, Panorámica, Museo Tamayo, Ciudad de México (2009); Ridiculum Vitae, La Panadería, Ciudad de México (1998).

 

 

Videos

miguel calderón, buenavista, guerrero, abril 2020, parte 1

Downloadables